Vinotecas, una alternativa de moda

Vinotecas, una alternativa ideal con cada vez más aficionados. Algo sobre lo que no hay duda, es que un vino bueno se puede malograr en bastante poco tiempo después de que haya salido de la bodega. Se debe almacenar de forma adecuada. Como no todo el mundo puede tener el vino en una bodega, lo más socorrido es contar con una vinoteca como defienden los profesionales del sector de Giona Company.

Se piensa de forma general que cuando se quiere conservar el vino, la temperatura debe ser la ideal. Existen otros aspectos de gran importancia como la humedad, ventilación, vibraciones o la luz.

¿Cómo podemos seleccionar la mejor vinoteca?

Estética

Hay muchos tipos de formas, materias y colores. Siempre hay que tener claro donde la vamos a instalar y que quede bien en el entorno.

Situación

No debe estar situada en un lugar donde reciba la luz del sol de forma directa. No tiene que estar empotrada en armarios que puedan impedir su ventilación. Cuanto menos ruido haya en la estancia será mejor. Los ruidos y el vino no encajan bien.

Clases de vinotecas:

Dependiendo de la estructura

Las hay horizontales y verticales

Horizontales

Se usan para el almacenamiento de vinos que se consumirán inmediatamente.

Verticales

Se piensan para los vinos que se consumen días después de haber sido comprados. El enfriador se sitúa hasta la zona del cuello de la botella en cuestión.

Vinotecas según la zona de enfriamiento:

Existen vinotecas con zonas de enfriamiento monotemperatura, que dan la misma temperatura a la totalidad de la cámara.

 Vinotecas con compresor o termoeléctrica

La de compresor usa idéntico sistema que las neveras convencional. En las convencionales disponemos de un gas de tipo refrigerante que está en estado líquido que se evapora, de tal forma que absorberá el calor. Por lo tanto desciende la temperatura del medio en el que se encuentra el gas, el cual se evapora para comprimirse después por un compresor que lo vuelve a pasar a estado líquido.

En cuanto queda explicado todo esto ya sabemos que el problema más importante de las vinotecas que tienen compresor es la vibración y el ruido. Lo cierto es que en los últimos años los niveles en cuanto a vibración y ruido se han reducido bastante.

El caso es que las vinotecas que tienen sistema termoeléctrica disponen de una serie de ventajas como el tamaño, pues precisan de menor tamaño que el del compresor, lo que hace es una nevera sea más pequeña.

El sistema de tipo termoeléctrico logra temperaturas de gran estabilidad, superiores a las de un compresor.  Uno de los problemas que aparecen es que este sistema depende en buena medida de la temperatura externa, por lo que lo mejor es no colocarla en vinotecas de zonas de la casa en las que la calefacción sea elevada o haya temperaturas de más de 25 grados en verano. Otro de los problemas es que son unos sistemas que llegan a generar bastante calor en la zona de atrás, por lo que lo mejor es que no estén encastrados en los armarios y en las cocinas.

Empotrables o encastrables

Con ellas la nevera se puede integrar en un espacio. Son unas neveras que son parte del mobiliario de cocina. Se instalan de manera sencilla y su aspecto es parecido al de un horno.

Como están en el interior de un hueco cerrado, deben tener ventilación delantera para que funcionen bien. Este tipo de vinotecas se pueden encastrar siempre que se instalen como es debido.

De sobremesa

Son de tamaño más pequeño y tienen de menos capacidad de almacenamiento.

Murales o centrales

Son unas vinotecas que precisan de espacios de gran amplitud y tienen un almacenamiento mayor. Hay que tener en cuenta que la exposición de las propias botellas en un elemento decorativo más en la propia sala.

Dependiendo del material

Todo dependerá del material que se use a la hora de fabricar la vinoteca, la cual podrá estar realizada en hierro de madera o de los dos. Las de madera pueden estar hechas de este material por dentro y por fuera, además de que los estantes del mismo material en el interior le darán un aspecto más clásico. Tanto las vinotecas de madera como las de hierro lo que hacen es combinar las propiedades más destacables de los dos materiales en cuestión.

Ahora, después de todo lo que hemos contado, seguro que sabes ya qué tipo de vinoteca puede ser la más conveniente para tus necesidades. Ahora solo te queda a ti decidir. ¡Suerte en la búsqueda!

¿Qué tipos de trabajos afectan tu salud bucal?

Es importante cuidar nuestra salud oral durante todo el día, no solo por las mañanas al despertar y las noches antes de acostarnos. Esto quiere decir que hay que seguir cuidando nuestros dientes y encías, incluso mientras estemos en el trabajo; lo que representa una complicación a primera vista ya que puede no parecer tan fácil mantenerse al día con el cuidado bucal en la oficina, especialmente cuando estás ocupado con múltiples tareas o trabajando muchas horas.

Por ejemplo, las prisas y el estrés asociados a la actividad laboral pueden hacer que en ocasiones olvidemos la rutina del cepillado y el hilo dental, que comamos a deshoras o que no tengamos una buena alimentación.

Además, existen diferentes trabajos, que por su naturaleza ponen en riesgo nuestra salud bucal, lo que aumenta esa necesidad de cuidar nuestra sonrisa para mostrarla como carta de presentación a esa gran cantidad de compañeros de trabajo y clientes con los que nos cruzamos cara a cara en un día de trabajo típico.

Trabajos que ponen en riesgo tu salud dental

Cuando piensa en los factores de riesgo dados en una mala salud bucal, por supuesto piensas en no cepillarse lo necesario, consumir muchos dulce y evitar ir al dentista. Sin embargo, también hay que agregar el trabajo. Esto porque sucede que algunas ocupaciones pueden tener un impacto negativo en tus dientes, lo cual aumenta las posibilidades de desarrollar caries o cáncer.

De hecho, según resultados del primer estudio epidemiológico de salud bucodental de la población laboral de España, presentado en la Reunión Nacional de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), “la salud bucodental de la población laboral de España es mejorable, siendo la prevención la principal herramienta que existe para reducir las aún inaceptables tasas elevadas de caries y enfermedades periodontales no tratadas”. Según lo cual los expertos subrayan que se deben acentuar “las campañas de educación sanitaria en este colectivo, siendo el correcto control de la placa bacteriana clave para la prevención de las dos enfermedades bucales más prevalentes: caries y enfermedades periodontales”.

El informe, realizado por la Sociedad de Prevención de Ibermutuamur, también pone en evidencia, señaló Miguel Carasol, coordinador del mismo, que “las enfermedades que afectan a las encías son más frecuentes en hombres que en mujeres, en trabajadores con estudios primarios, en personas con menos ingresos, y su incidencia se eleva a medida que aumenta la edad”.

Estos son algunos riesgos que podemos encontrar en nuestro puesto de trabajo:

Deshidratación

La deshidratación es la causa del mal aliento, la caries e incluso enfermedades de las encías. Se estima que hasta un 80% de empleados trabaja al menos levemente deshidratados, lo cual, entonces, no es una situación favorable para su salud.

Siendo que los que más se encuentran en riesgo son aquellos con  trabajos al aire libre o pesados (construcción, forestación, minería, agricultura, jardinería y paisajismo, deporte, bomberos y militares). Sin embargo, los empleados de escritorio igual deberían procurar consumir la cantidad suficiente de agua y de electrolitos.

El hábito de fumar

Algunas ocupaciones tienen un porcentaje de fumadores que supera al porcentaje de no fumadores, el cual es más elevado que el promedio. Ya sea que tu lugar de trabajo ofrezca descansos adicionales a los fumadores o que el equipo busque momentos para liberar tensiones fumando un cigarrillo, debes reducir la ingesta de cigarrillos diarios. Fumar no es solo uno de los principales factores de riesgo de cáncer en la boca, también promueve el mal aliento, enfermedades de las encías y caries.

Aquí, las profesiones de más riesgo son: minería, construcción, servicios gastronómicos, gestión de desechos, bienes raíces, de producción y de ventas.

Alcohol

Al igual que el tabaco, al alcohol está vinculado al cáncer en la boca, a las caries y a enfermedades de las encías; y ni contar de como se multiplica el riesgo si combinas el cigarrillo con el consumo de alcohol. No hablamos de que puedas consumir alcohol en el trabajo, sino que hay una gran cantidad de industrias que están vinculadas con un elevado consumo de alcohol y con el alcoholismo respectivamente como en el caso de la  minería, construcción, hotelería y gastronomía, arte y entretenimiento, coctelería, música, jardinería y agricultura

Lesiones dentales

Estas pueden darse por una caída, un mal uso de equipos o violencia en el lugar de trabajo, en diferentes tipos de industrias. Las lesiones dentales relacionadas con el trabajo incluyen dientes astillados o quebrados, pérdida de piezas dentales y traumas en la mandíbula, lo cual provoca trastornos temporomandibulares (TMJ).

Los accidentes pueden suceder en cualquier tipo de trabajo, pero los que más te ponen en riesgo ante este tipo de lesiones son las industrias de cuidado de la salud y asistencia social, transporte y almacenamiento, seguridad y deportes.

Bruxismo y dolor mandibular

Si tu trabajo implica el manejo de un tractor o un martillo neumático, tal vez tengas que preocuparte por el bruxismo «ocupacional»; ya que dichos trabajos hacen que rechinen los dientes.

Sin embargo, si trabajas en una oficina igual se puede correr el riesgo de padecer bruxismo y trastornos temporomandibulares relacionados. De hecho, trabajar en la industria odontológica en realidad implica más riesgos de bruxismo y TMJ que en la mayoría de las industrias.

Otros sectores iguales de peligrosos para este riesgo son el de la tecnología, agricultura y construcción.

¿Cómo cuidar la salud dental en el trabajo?

Si busca mejorar su salud bucal sin tener que hacer un cambio de carrera, El Consejo General de Dentistas te da algunos consejos para mantener tu boca saludable durante tu jornada laboral:

1- Lleva tu cepillo de dientes siempre contigo.

Ya sabes que el cepillo de dientes y la pasta dental son tus mejores aliados para una adecuada higiene dental. Por eso debes llevarlos siempre contigo en el trabajo para usarlos después de cada comida.

Guarda el cepillo dental en un kit de limpieza dental para mantenlo protegido y que no se ensucie, de este modo evitarás la acumulación de bacterias. Además, intenta llevar en este kit pasta de dientes, hilo dental y un enjuague bucal de tamaño viaje.

2- Cepíllate después de comer.

Cepíllate los dientes al menos 20 minutos después de comer, de este modo dará tiempo a que el pH de la boca recupere sus niveles normales de acidez. Además, no olvides limpiar tu lengua durante el cepillado y usar la seda dental.  

3- Evita el consumo de azúcares.

Reduce o elimina de tu dieta el consumo de azúcares y bebidas carbonatadas, y cuando las consumas, lavarte los dientes de inmediato. Aunque sea difícil, también debes reducir el consumo de café o té, ya que estas bebidas manchan tus dientes. Pero más importante, recuerda que el tabaco también afecta negativamente a tu salud oral y a la salud en general.

4- Evita el estrés.

Los altos niveles de estrés y ansiedad también afectan  tu salud dental; siendo uno de los problemas dentales más habituales es el bruxismo , que provoca un incremento del desgaste y sensibilidad dental.

5 – Cambia tu cepillo.

Recuerda que debes renovar tu cepillo de dientes de tu kit de limpieza cada tres meses como haces con tu cepillo en casa.

6 – Ten paciencia con tu rutina

Acostumbrarte a cuidar tus dientes en el trabajo puede tardar un poco en convertirse en una rutina, pero cuanto antes empieces, y mientras no te rindas, antes terminarás en acostumbrarte. Recuerda que es un  hábito importante, sobre todo si tu día a día implica comer fuera de casa.

Beneficios de cepillarse en el trabajo

A parte de cuidar tu salud dental, cuidar tus dientes durante la jornada laboral también trae otra serie de beneficios:

·         Ayuda a combatir la pereza de la tarde

Cepillarse los dientes al mediodía es como tomar un descanso para fumar a media tarde, excepto que esto si es bueno para ti.

Tómalo como una pausa diaria para alejarte de tu escritorio y hacer algo refrescante. Solo recuerda esperar los 20 minutos necesarios para que la saliva neutralice los ácidos de tus comidas.

·         Ayuda a tener aliento fresco

Es bueno sentirse seguro dentro de tu trabajo. Por ejemplo, si pasas mucho tiempo cara a cara con tus compañeros de trabajo, si tu trabajo implica reunirse con clientes… es una buena idea lavarse los dientes en el trabajo. De hecho, algunas empresas incluso les piden a sus empleados cepillarse antes de reunirse con sus clientes.

Un plus es agregar el enjuague bucal a la rutina. Busca llevar en tu kit de limpieza dental enjuagues bucales antisépticos o antibacterianos, que son los que aparte de darte un buen aliento, se encargan de eliminar las bacterias que causan el mal aliento.

·         Ayuda a evitar comer dulces

Como dijimos anteriormente, es importante moderar el consumo de dulces, sobre todo en aquellas oficinas donde existen cuencos con caramelos que suelen llamar la atención de los empleados para reponer energía o calmar la ansiedad. Pero, lo más seguro es que si te acabas de cepillar los dientes no te apetezca ensuciarlos de nuevo con azúcares innecesarios para tu salud en general.