El chino, idioma fundamental para el futuro del negocio de muchas empresas españolas

Hacer negocios no ha sido nunca tan difícil como lo es ahora. No es cuestión de ser negativo, sino de enfrentarnos a la que es la realidad más absoluta. Nos encontramos en un momento en el que la competencia en un sector, cualquiera que este sea, es tremenda. Hay muchas empresas y muchas de ellas se dedican a lo mismo en un territorio que, si no es el mismo, es bastante similar. Teniendo esto en cuenta, parece lógico que haya que potenciar nuestro crecimiento con todas las herramientas de las que podamos disponer… y lo cierto es que los idiomas pueden constituir la mejor de ellas. 

Es aquí donde encontramos, en muchos casos, una barrera tremenda. No ocurre con lenguas como el inglés, que a muchos nos han enseñado desde que éramos bien pequeños. Pero sí que es cierto que, en lo que respecta a los países emergentes, es mucho más complicado acceder a sus mercados porque el idioma más habitual no suele ser el inglés, sino que es otro como el chino o el japonés, que no nos han enseñado en el colegio y que, por ende, implica más problemas en lo que tiene que ver con su aprendizaje. 

Un pequeño artículo publicado en la página web La Fábrica del Mundo trataba de responder a la pregunta de si el chino era el idioma más complicado de todos cuantos existen a lo largo y ancho de la superficie terrestre. La verdad es que hay factores que sí que lo convierten en algo muy complicado para personas que proceden de Europa. Y eso, en España, lo sabemos bien. Aquí nos es muy complicado aprender chino a pesar de los grandes lazos que nos empiezan a unir a los dos países tanto en materia empresarial como en la de migración. 

Cada vez son más las empresas españolas que operan en un país como China. Varios ejemplos de grandes multinacionales españolas que ya se encuentran en el gigante asiático son Telefónica, Repsol o Inditex. La expansión de estas empresas a un país como del que venimos hablando ha supuesto la obtención de muchos millones de euros para sus arcas. Pero lo cierto es que esa expansión hubiese sido un sueño completamente imposible si no hubiera nadie en esas plantillas capaz de desenvolverse en un idioma como el chino. Es algo de lo que no cabe duda alguna. 

No todas las empresas tienen la capacidad de las multinacionales para disponer de una persona en su plantilla que sepa hablar chino y que pueda tener la llave de la expansión de dicha entidad al mercado asiático. Hay muchas empresas que siguen externalizando este tipo de servicios según nos han indicado desde Traductor Jurado Eikatrad. Siguen sin ser muchas las personas que dominan este idioma en España, pero el interés que hay en desarrollar nuestra red comercial en el gigante asiático sí que ha crecido de manera exponencial. Por tanto, este tipo de servicios es uno de los más importantes para el desarrollo de nuestra economía en la actualidad. 

En busca de un buen futuro 

La expansión de una empresa al continente asiático es una clara apuesta por el futuro de la misma. Solamente en China existe una población de 1.000 millones de personas. Los beneficios que se pueden extraer de ese dato son tremendos y ese es el motivo por el cual hay muchas empresas españolas que han decidido dar el salto y probar suerte en la que para muchos ya es la primera potencia económica del mundo. Se trata de un salto que merece la pena dar y que está generando muchas buenas noticias para las empresas de nuestro país. 

Hay personas que todavía no consideran a China como la primera potencia económica del mundo y que tienen como argumento el hecho de que dicho país no es una democracia. No vamos a negar que se trata de un argumento de peso. Pero otra cosa es cierta: tarde o temprano chino llegará a tener un sistema democrático. Es muy difícil que, en 1.000 millones de personas, no haya nadie que exija cambios y nuevos derechos. Cuando se produzca un cambio de régimen en el país, las empresas extranjeras que ya conozcan el funcionamiento de la nación y que ya se hayan instalado en sus ciudades contarán con una ventaja sustancial sobre aquellas empresas que lleguen por primera vez a China. 

Creemos que ese cambio del que os hemos hablado no está tan lejano como mucha gente cree. Las empresas españolas que estén pensando en un futuro en China deben prepararse porque, si su desembarco se produce demasiado tarde, contarán con una desventaja que será difícil que puedan soliviantar en un corto plazo de tiempo. Son muchas las entidades que están preparando este desembarco y que ya cuentan con alguien, propio o externo, que maneje el idioma.

La tecnología del futuro llega a nuestras casas para facilitarnos la vida

Nos ha tocado vivir en una sociedad en constantes cambios y es que de un tiempo para esta parte la tecnología se ha hecho dueña y señora de nuestras vidas. Esto se debe a que la aparición de internet ha supuesto un antes y un después en nuestra forma de conectarnos con el mundo, pero no solo eso, sino que también ha cambiado muchas de las formas que teníamos de trabajar y que ahora ya nos parece que están obsoletas. Como os decimos, en los últimos años se ha ido extendiendo el uso de internet en todo el mundo, así como cada vez somos más los que contamos con un ordenador o una tablet en nuestras casas, además del teléfono móvil, por lo que cada día es más sencillo tener un buen acceso a la red. Este auge de la conectividad remota del que os estamos hablando no solo nos afecta en nuestros trabajos, sino que también va más allá y la medicina, por ejemplo, también se vale de todos los avances que tenemos y, en la actualidad, ya es posible operar a un paciente desde cualquier parte del mundo gracias a la conectividad a internet. 

Es por ello que no es de extrañar que muchos de nosotros ya tengamos elementos en nuestras casas que funcionan conectados a una red wifi o a internet por cable y es que si os paráis a mirar a vuestro salón seréis muchos los que veáis un teléfono móvil, una tablet o un ordenador, una tele, un asistente por voz… y todos ellos conectados a un router para tener internet y ofreceros un sinfín de posibilidades. Pues esto es tan solo el principio de las posibilidades que nos ofrece internet y el futuro y es que ahora, más allá de lo que os hemos mencionado, es la hora de la domótica. 

Pero lo cierto es que, para muchos, este término todavía puede sonar a desconocido, por lo que antes de seguir debemos de explicar que es la domótica y es que esta es el conjunto de técnicas orientadas a automatizar una vivienda, que integran la tecnología en los sistemas de seguridad, gestión energética, bienestar o comunicaciones. Así, entre otros, los beneficios de la domótica pasan por:

  • Hacer la vida más fácil a personas mayores, niños, etc. La domótica es un gran aliado de los mayores, las personas con movilidad reducida o los más pequeños. A fin de cuentas, la tecnología puede favorecer un control del entorno más intuitivo y sencillo.

Sin embargo, no se trata solo de hacer la vida más confortable. La teleasistencia domótica, por citar un caso, permite una atención remota y personalizada de los usuarios que la requieren. Algo muy útil por ejemplo de cara a prestar atención a determinados enfermos crónicos.

  • Mejorar la seguridad. Domotizar un hogar o empresa puede contribuir a mejorar su seguridad. Sensores de ruido, de movilidad, de objetos extraños o detección de incidencias antes de que vayan a más (por ejemplo, una inundación). Vigilancia automática para detectar posibles intrusos… nuevamente hay muchas posibilidades.
  • Domótica e IoT (Internet of things). La última ventaja es quizá de las más importantes. El Internet de las Cosas está revolucionando numerosos sectores, entre ellos la domótica. Esto significa interconectar digitalmente elementos cotidianos con internet, lo que en el campo de la domótica se traduce en una iluminación inteligente para el hogar, climatización que puede activarse antes de llegar a casa o recoger datos sobre uso del consumo energético de una empresa para plantear medidas de mejora. Así, como puede comprobarse, la domótica no solo está repleta de ventajas, sino que su flexibilidad a la hora de integrarse en muy distintos ámbitos está favoreciendo un elevado grado de penetración de este tipo de sistemas.

Por todo ello es por lo que cada vez son más los ciudadanos que están apostando por la domótica en sus viviendas, ya sean estas de nueva construcción o reformadas, pero no solo eso, sino que también muchos empresarios están planteando o llevando a cabo obras para instalarla en sus compañías. En este sentido, si vosotros os queréis sumar a la tecnología del futuro, nosotros os recomendamos que os pongáis en manos de Delbin, puesto que esta ingeniería está especializada en este tipo de trabajos y os será de gran ayuda para conseguir todo aquello que necesitáis para vuestro hogar o empresa. 

La domótica revaloriza los inmuebles

Esta se trata de una ventaja relacionada con las anteriores. Por un lado, un edificio que sea más eficiente en términos de consumo energético adquiere un mayor valor de mercado, pero el respeto por el medioambiente también es un parámetro cada vez más demandado. Es por ello por lo que aquí pueden entrar en juego otros conceptos como la inmótica, que se define como la domótica integrada en un edificio al completo, o incluso el turismo ecológico y el uso de medidas adicionales en esta línea, como la generación de energía mediante fuentes renovables.