Seguridad Laboral: Una obligación de todas las empresas

La seguridad laboral es un tema de gran importancia que concierne tanto a empresarios como a trabajadores. Disponer de los medios y equipamientos necesarios para realizar un trabajo de forma segura es un derecho del empleado y una responsabilidad por parte del empresario.

La aplicación de normativas de higiene y seguridad en el trabajo reducen sustancialmente los riesgos de sufrir accidentes laborales, reduciendo el número de muertes causadas por estos, además de evitar y minimizar en muchos casos contraer enfermedades profesionales, directamente relacionadas con el desarrollo de la actividad laboral.

Las condiciones de higiene y seguridad afectan a la salud de los trabajadores en cualquier ámbito de actividad, incluso las que puedan parecer más inocuas e inofensivas a simple vista. Por ello hay que adaptar las medidas de seguridad en el trabajo a cada sector productivo o de servicios, y contar con la participación activa de los trabajadores para crear climas y entornos laborales dignos y saludables.

Medidas generales de Higiene y Seguridad Laboral

El cumplimiento sin discusión de las normas de higiene y seguridad en el trabajo, previene y evita accidentes, malestar y enfermedades entre los trabajadores, y la irresponsabilidad de un solo empleado en éste sentido puede poner en peligro a toda la plantilla de una empresa. Por ello, compartimos una lista de las medidas mínimas generales que se debe cumplir en cualquier lugar de trabajo:

  • Mantener una conducta cívica al utilizar correctamente los aseos y vestuarios comunes, también es una de las normas de higiene en el trabajo más básicas que implica respeto hacia las instalaciones y los compañeros, y favorece un mejor clima y entendimiento.
  • Observar una correcta higiene personal y del vestuario, tanto si llevas uniforme, como si utilizas tu propia ropa, también está entre las pautas más básicas de higiene laboral.
  • Respetar de forma íntegra los períodos de baja médica para evitar recaídas, complicaciones mayores, o contagios.
  • Mantener limpieza y orden en el trabajo, y los equipos y herramientas confiados a tu cargo, avisando a tus superiores del deterioro cuando se detectan fallos por el desgaste natural, o averías. En caso de utilizar uniformes o vestuario específico, éste debe ser de tu talla, y llevarlo siempre en perfectas condiciones, evitando partes sueltas o colgantes que pueden provocar riesgo por atrapamiento.
  • Otra cuestión básica en higiene laboral es evitar comer y beber mientras estás realizando tareas y fuera de los tiempos de descanso, para evitar suciedad y distracciones que pueden acarrear peligro.
  • Evitar la agresividad y situaciones violentas con compañeros.
  • Evitar posturas viciadas en el puesto de trabajo para no favorecer problemas de espalda, dolores de cabeza, o mala circulación de la sangre, es una buena medida de higiene y seguridad en el trabajo.
  • Utilizar protección visual en pantallas de equipos informáticos, para evitar irritación ocular, desgaste de la vista y mareos.
  • Mantener una adecuada higiene de las manos para no trasmitir por contacto agentes contaminantes transportadas en las mismas, es una de las principales normas de higiene en el trabajo.
  • Una actitud responsable de cara a uno mismo y con respecto al conjunto de compañeros, que implican atención, lógica y sentido común, para conseguir la seguridad laboral.
  • Conocer unas pautas básicas ante situaciones de emergencia.
  • Evitar el consumo de tabaco, estupefacientes y alcohol en el horario laboral, y en las horas previas, son principios básicos para conseguir seguridad en el trabajo.

Tips para mejorar la seguridad laboral

Para poder aspirar a la mejor seguridad laboral en nuestras áreas, debemos conocer un poco la parte teórica de la misma, por lo que conversamos con los especialistas en previsión de accidentes laborales de Sermecon, quienes nos cuentan lo que debemos saber como empleados y lo que las empresas deben proporcionar para contar con un ambiente laboral seguro:

La empresa

La empresa debe responsabilizarse por establecer las medidas propias con respecto a la seguridad laboral, teniendo en cuenta su área de especialización, sin embargo, algunas medidas son universales, como las que compartimos a continuación:

  • Proporcionar orientación laboral y capacitación para el trabajo: Más de la mitad de los accidentes laborales ocurren dentro de los 6 primeros meses de trabajo. La formación de los trabajadores en salud y seguridad es esencial para certificar que alcancen los conocimientos adecuados a la hora de desempeñar su trabajo de una manera competente y segura.
  • Contar con el equipo de protección individual específico (EPI): Existe una normativa europea que establece las disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la utilización en el trabajo -por parte de los empleados- de equipos de protección individual. El empresario tiene la obligación de proporcionar el equipamiento adecuado y de encargarse de que el trabajador reciba la formación requerida para el correcto uso de éste.
  • Supervisar las labores de los trabajadores: Una de las maneras más efectivas para garantizar la seguridad de los trabajadores es mediante la instrucción y supervisión de sus labores.  Disponer de un entorno sano y seguro donde trabajar es, una responsabilidad compartida entre el empresario y el trabajador que beneficia a ambas partes. La formación en seguridad es primordial para cambiar la tendencia de accidentes laborales que se ha ido registrando en los últimos años en nuestro país.

El empleado

Por el contrario, el empleado también tiene una responsabilidad que deben asumir, para asegurarse no solamente de cuidarse a sí mismo, sino también su lugar en la empresa:

  • Infórmate, entiende tus derechos y responsabilidades: En España existe una normativa de Seguridad y Salud Laboral que establece las normas que han de seguir los empresarios, así como una Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL). Esta ley tiene como objetivo el desarrollo de las actividades necesarias para conocer de forma anticipada los riesgos que pueden existir en cualquier puesto de trabajo. Parte de la idea de que, si la tarea está bien estudiada de antemano, sabiendo cómo hay que hacerla y qué medios hay que emplear, también se podrán prever los riesgos que puedan aparecer. Conocer los procedimientos de seguridad necesarios nos ayudará a trabajar en un entorno más seguro y saludable. Es muy importante estar informado de todos los cambios referentes a las regulaciones de seguridad y comprobar que sus políticas y procedimientos se actualicen y comuniquen correctamente a los empleados.
  • Identifica los riesgos que tiene tu puesto de trabajo: Un riesgo potencial puede ser desde una herramienta de uso diario que se encuentre en mal estado, hasta una parte de suelo mojado y resbaladizo no señalizado debidamente. Es importante identificar estos riesgos potenciales y saber cómo puedes comunicarlos. De la misma forma, confirma que conoces los procedimientos de reporte y comunicación ante posibles riesgos en el trabajo. Esto ayudará a identificar el problema y ponerlo en conocimiento del empresario, quien tiene como obligación solucionarlo y asegurar que el entorno de trabajo sea un lugar libre de peligros.

            La higiene y seguridad laboral son prioritarias para el funcionamiento positivo de una empresa, no solamente porque el no cumplir con estos, puede acarrear problemas legales, sino porque con una adecuada implementación de las normativas de seguridad, estamos protegiendo a todos los empleados y a nosotros mismos.

            Una empresa no se mantiene sin personas que cumplan todas las funciones, desde el presidente, hasta el personal de limpieza es importante para el funcionamiento positivo y eficiente, por lo que lo primordial es cuidar y proteger a todos los miembros de la plantilla.

Conoce las especialidades médicas con mayor demanda en España

La carrera de medicina es una de las más concurridas en España, solo que la mayoría de los estudiantes deciden continuar carrera en el exterior después de graduarse.

Ahora, aquellos que tienen pensado explorar el campo de trabajo en este país igual tienen  un camino de opciones profesionales en las que especializarse y aún más, tienen una carta de puestos de trabajo para comenzar a hacerse de un nombre. Las ofertas y los sueldos, por su puesto varían según la especialidad que se elija.

Así que, después de superar los exámenes de los MIR (Médicos Internos Residentes), tras acabar la licenciatura de Medicina en España, nos encontramos con la elección de  especialidades médicas, siendo las más populares:

  • Cirugía Plástica: esta es sin duda una de las más tentadoras por el sueldo y la alta posibilidad de encontrar trabajo, sobretodo en centros privados. También es atractiva por la posibilidad de lograr una reputación muy alta y prestigio social como cirujano plástico. Los cirujanos en general pueden llegar a cobrar más de 160.000 euros al año y en el caso de los cirujanos plásticos, pueden incluso superar estas cifra. Por supuesto, debido a esto, sus plazas suelen ser las primeras en agotarse.
  • Dermatología: de las más demandadas por los estudiantes de Medicina ya que no son necesarias las guardias y se evitan los horarios de largas jornadas. Además, al igual que ocurre con Cirugía Plástica y Reparadora, una vez terminada la residencia, existe la posibilidad de abrir una consulta privada, con la diferencia de que esta requiere una inversión mucho menor, ya que no necesita de equipo caro o de alta tecnología.
  • Ginecología: además de que ofrece un buen salario, esta especialidad tiene mucha demanda tanto en la sanidad pública como privada. De hecho, según Adecco,  el sueldo de un médico especialista en Ginecología o en Obstetricia oscila entre 60.000 y 70.000 euros brutos anuales. A parte, IVI Global Education, líderes en cursos de especialidades médicas, explica que otro de los beneficios de la ginecología es que te permite especializarte en un área en particular como obstetricia, cáncer ginecológico o problemas de fertilidad.
  • Cardiología: esta es otra especialidad atractiva con la que adquirir prestigio, aunque requiere capacidad para trabajar bajo presión y en entornos de estrés.  Los motivos por los que es tan popular son: es desafiante y cargada de actividad. Y, aunque es cierto que la carga de trabajo es muy intensa, la experiencia también es muy enriquecedora. Además, esta especialidad es una de las más completas que pueden existir porque comprende todo tipo de tareas: desde radiodiagnóstico y actividades de tipo clínico hasta intervenciones quirúrgicas e investigación.
  • Pediatría: tiene muchas salidas profesionales y el trabajar con niños la hacen ser una de las favoritas entre muchos estudiantes.
  • Oncología: es muy demandada entre los estudiantes y se suelen agotar las plazas, ya que tiene buenas salidas profesionales.

De hecho, otra de las razones por las que estas especialidades son tan populares entre los estudiantes de medicina es porque presentan una tasa de desempleo de cero.

La lista completa de estas especialidades es: Oncología, Neurofisiología Clínica, Neurocirugía, Medicina Forense, Medicina Intensiva, Inmunología, Hidrología Médica, Farmacología Clínica, Endrocrinología y Nutrición, Dermatología Médico Quirúrgica y Venerología, y Angiología y Cirugía Vascular.

Después de estas ramas médicas, Anestesiología, Oftalmología y Urología son las que siguen la lista de poco desempleo, ya que tienen un 0,2, 0,8 y 0,9% respectivamente.

Así, las  vacantes en las especialidades de Dermatología, Cirugía Plástica y Cardiología se suelen agotar en los puestos del 500 al 800 de la lista. Seguido por las especialidades quirúrgicas y médico-quirúrgicas: Neurocirugía, Traumatología, Ginecología, Pediatría y Neurología, las cuales se agotan en los puestos 3.000-3.500.  


Los hospitales con más demanda

Así mismo, los hospitales más solicitados para hacer prácticas y lograr una plaza como interno residente son:

  • En Madrid: La Paz, Gregorio Marañon, 12 de Octubre, Ramón y Cajal,
  • En Bacerlona: San Carlos y  Vall d’Hebron,
  • La Fe en Valencia,
  • Carlos Haya en Málaga, 
  • Y Virgen del Rocío en Sevilla.


Las especialidades menos demandadas

La otra cara de la moneda, nos muestra a las especialidades menos populares entre los aspirantes:

  • El top de la lista, se encuentra Medicina de Familia. A pesar de ser la que más plazas ofrece y la que menos nota exige de parte de las pruebas MIR, suele ser la menos buscada entre los estudiante, La razón principal es que esta parece que se ha desvirtuado por el hecho de estar encasillada en solo hacer recetas y redactar informes.
  • Cirugía cardiovascular: esto pasa porque las salidas laborales son un aspecto clave en la elección y, según el estudio ‘La situación laboral de los médicos de España’, elaborado en 2017, Cirugía Cardiovascular es la que tiene la mayor tasa de paro, un 12%.
  • Bioquímica clínica: en general, las especialidades de laboratorio no suelen ser las favoritas de los médicos residentes, pero es que Bioquímica Clínica es la menos preferida entre las menos preferidas y si la cosa no mejora, puede terminar como otras especialidades que se extinguieron debido a la escasa demanda MIR y a su poca relevancia en la cartera de servicios sanitarios, como Medicina del Deporte, Farmacia Industrial y Galénica, e Hidrología. Según Inma Caballé, presidenta de la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio, la escasa demanda de Bioquímica Clínica se debe a que “las plazas de los laboratorios clínicos las cubren farmacéuticos, algo que explica, en parte, que muchos médicos la releguen a una de sus últimas opciones” y a que “muchos la interpretan como la menos médica de las especialidades al no ser asistencial y mantener al profesional alejado del paciente”.
  • Por su parte, también han caído las solicitudes para Medicina del Trabajo y Educación Física. Los facultativos tienen el trabajo casi asegurado y sin embargo, es una de las especialidades menos atractiva para los aspirantes a residentes. Las razones se basan en que las condiciones laborales no son las mejores y el reconocimiento social es escaso. Además, debido a la naturaleza del trabajo realizado, el médico dedica la inmensa mayoría de su tiempo trabajando en la vigilancia de la salud y sin tiempo para otras tareas, como la investigación.