Turismo de compras en Barcelona

Barcelona, la capital catalana es una de las ciudades más visitadas del mundo, por su carácter cosmopolita, donde el arte y la intensa actividad económica se da la mano. La ciudad condal es una urbe en la que también tenemos una inmensa cantidad de tiendas y de centros de shopping en los que se puede comprar todo tipo de ropa y complementos.

Actualmente, los ejes comerciales barceloneses han ido formándose alrededor de los mercados existentes en la zona y su desarrollo ha logrado que se cuenten con más de 35.000 tiendas y boutiques. Las avenidas del shopping pueden irse adquiriendo en muchos productos, los cuáles van desde la ropa a los complementos, souvenirs o productos de carácter local.

Los hoteles son algunos de los grandes beneficiados de este turismo de compras. El hotel Mercer Barcelona, uno de los más lujosos y respetados de la hostelería en Barcelona, asegura que a la hora de visitar la ciudad las compras son uno de los factores que ellos notan que tiene más adeptos, pues muchos turistas les hacen preguntas o piden consejos sobre lo que ver.

 Ir de compras por la zona de Paseo de Gracia y Rambla Cataluña

Sin duda este es de los ejes comerciales de mayor importancia en la ciudad. A la zona se le llma el Cuadrado de Oro y es la parte de mayor lujo, comercial y modernista. En el Paseo de Gracia continúan las tiendas de más exclusividad y lujo, donde marcas tan afamadas cono Lacoste, Chanel, etc las podemos ver con otras españolas de lo más conocidas.

Aquí se pueden ver también joyería de altas gamas y también muchas marcas que están especializadas en vestidos de novia, caso de Rosa Clara o Pronovias. Cuenta esta zona con Bulevard Rosa, que es un centro comercial que une el Paseo de Gracia con la Rambla de Cataluña.

Aquí se pueden llegar a encontrar unas ofertas comerciales correspondientes a las clásicas marcas barcelonesas de sectores como la bisutería o la zapatería. La oferta a nivel comercial que tenemos en la Rambla de Cataluña es bastante parecida a la del Paseo de Gracia. En las aceras vemos como se agolpan las tiendas de las marcas internacionales más destacadas y también las terrazas que tienen gran cantidad de los restaurantes que pueblan la zona.

Ir de compras en la Avenida Diagonal

En la parte alta de la ciudad, se encuentra otro eje comercial realmente importante, el situado en la Diagonal, más concretamente, donde existen muchísimas tiendas en una arteria que es realmente larga y donde hay tiendas de todo tipo. En esta parte “universitaria” están grandes almacenes como el Centro Comercial de Pedralbes, Corte Inglés, etc. Alrededor de él se encuentran las tiendas de ropa de marcas de lo más famosas, tiendas de decoración y muchos elegantes restaurantes.

Ir de compras en Avenida del Portal de L’Angel

Existe otro importante eje comercial en esta avenida, que es una calle de carácter peatonal que divide Plaza Cataluña y que es bastante concurrida por muchos turistas

Y los propios ciudadanos de Barcelona. En dicha avenida podemos encontrar muchas tiendas de moda de lo más conocidas. No podemos dejar demencionar también las muchas tiendas alternativas o independientes que hay en esta zona.

Ir de compras por Ciutat Vella

Si lo que se quiere son productos tales como artesanía, regalos que sean originales o ropa diferente, el área de Ciutat Vella es muy variada en este sentido. En una parte tan famosa como es el Raval, es posible encontrar también ropa de segunda mano, donde existen objetos de lo más únicos y que vienen en todas las zonas del planeta.

Sin duda, la mejor artesanía se encuentra en el Pueblo Español, donde hay talleres de artesanía  en la cual se encuentra en la Montjuic. Igualmente, en otras calles del barrio Gótico más conocidas es posible dar con muchas tiendas artesanas de carácter auténticamente barcelonés donde podemos encontrar ropa artesanal y étnica.

Ir de compras por La Roca Village

Para muchos que están buscando buenos descuentos en marcas de lujo y calidad de todo el mundo, una opción inmejorable la van a encontrar en la Roca Village, especialmente si lo que están buscando es ropa de lujo, algo bastante demandado últimamente y en especial por el público extranjero.

Barcelona es una ciudad ideal para comprar y conocer cosas nuevas, por lo que si buscas turismo de compras, no tenemos duda algún que te parecerá un lugar magnífico y donde la variedad existente es de lo más enriquecedora.

La “Real Food” conquista Europa

Si traducimos literalmente el vocablo inglés que hemos adquirido para denominar este movimiento que cada vez está más presente en los hogares de España y Europa comprobaremos que no tiene demasiado misterio. El “realfooding” como lo llaman muchos, o el “movimiento de comida real” que es como podemos traducirlo nosotros, no es más que la implantación en nuestra vida de una dieta basada en comer alimentos “reales”, sin adulteras y, por supuesto, sin ultraprocesados.

Pero ¿qué son exactamente los ultraprocesados? Muchas personas confunden el procesado con el ultraprocesado, y no es para nada lo mismo. Vemos las diferencias detenidamente:

El alimento no procesado es aquel que no ha sufrido transformaciones, como las verduras frescas, los pescados frescos, la carne, la fruta, etc. El Alimento procesado sí ha sufrido alguna transformación, pero la mayoría en el formato en el que se presenta y no en su contenido, por ejemplo pueden ser las ensaladas de bolsa, las verduras ultra congeladas o las conservas en general. Y el alimento ultraprocesado es aquel que tiene una transofrmación tan grande que incluso se han variado sus ingredientes. A veces, incluso, la transformación ha sido tan grande, que queda muy poco del alimento original.

¿Y por qué es tan dañino el alimento ultraprocesado? Pues, para empezar, varios estudios han relacionado enfermedades tan problemáticas y peligrosas como la obesidad, la diabetes y algunos tipos de cáncer con el consumo de alimentos ultraprocesados.

¿Cómo podemos reconocerlos? Es fácil, pues normalmente no hay demasiada duda. No obstante, si os queda alguna, podéis leer sus componentes y si tiene abundante azúcar, sal añadida, grasas trans, aceite de palma, harinas refinadas, grasas hidrogenadas, etc. es porque es un alimento ultraprocesado.

¿Entonces, todos los alimentos enlatados que tienen conservantes son considerados ultraprocesados? No, no hay que alarmarse. Actualmente hay muchísimas empresas que, entre sus productos, cuentan con alimentos ecológicos procesados que facilitan el cocinado de lagunas sabrosas recetas, lo que ayuda al cocinero o cocinera del hogar a ganar tiempo sin tener que caer en los ultraprocesados. Algunos ejemplos: todo el catálogo de productos de Hida y todas las empresas que participaron en el Organic Food Iberia, entre otras.

Es una vuelta a la alimentación sana

La realidad es que nuestros antepasados ya comían “real food”, sin nada más, hace muchos años. Fuimos nosotros, o nuestra generación anterior, quienes hemos cambiado este tipo de alimentación incluyendo cada vez más ultraprocesados en nuestra dieta, algo que casi todos los expertos achacan a la falta de tiempo y el estrés.

Es mucho más cómodo abrir un ultraprocesado, calentarlo o no, y comértelo directamente, que tener que pasar una hora o más en la cocina preparando los platos caseros de toda la vida, por eso este tipo de producto ganó tantos adeptos en el siglo XX.

Ahora nos hemos dado cuenta de la gran diferencia para nuestra salud que hay entre comer “comida real” y ultraprocesados, y por eso gran parte de la población intenta volver a lo de antaño, a como comían nuestros abuelos y abuelas, manteniendo solo algunos procesados saludables para ganar algo de tiempo y descartando, totalmente, los ultraprocesados.

El Gurú del “real food” en España

Carlos Río, nutricionista de profesión, cuenta con casi medio millón de seguidores en su cuenta de Instagram y no es un influencer, ni un bloguero de moda, solo es alguien que reivindica “la comida de nuestras abuelas” y que ha conseguido que la población habrá los ojos ante el problema de los ultraprocesados.

La dieta mediterránea es una de las dietas mejor valoradas por nutricionistas y expertos en alimentación de todo el mundo y la tenemos al alcance de nuestra mano. Contamos con hortalizas, frutas y legumbres cultivadas a la vuelta de la esquina y, sin embargo, los datos muestran que cada vez consumimos una menor cantidad de este tipo de alimentos. Ríos, básicamente, lo que hace es animar a sus seguidores y a cualquiera que le quiera escuchar, a consumir alimentos que conformen una dieta equilibrada basada en la “comida real”, o como él dice, en “la comida de nuestras abuelas”.

La mayor parte de sus seguidores tienen entre 20 y 35 años, son los nuevos jóvenes que vienen a cambiar el mundo, son los que pueden conseguir la vuelta a la comida de antaño.

Como consejo, Ríos recomienda que, si no tienes tiempo de leer atentamente las etiquetas de cada alimento, las repases fugazmente y si ese producto cuenta con más de cinco ingredientes, o entre esos ingredientes hay azúcar añadido, sal añadida, harina o grasa vegetal, descartes el producto directamente. Es la conocida “Ley de los 5 ingredientes” entre sus seguidores.

No obstante, la conclusión a la que podemos llegar es que para poder modificar la rutina alimentaria de todo el planeta, o al menos de nuestro país o de Europa, son las autoridades quienes deben implicarse actuando con independencia ante las marcas de productos para establecer una serie de normas que aseguren la correcta etiquetación de productos para que la población pueda saber, a golpe de vista, si se trata de un alimento procesado o ultraprocesado y ser conscientes, de esta forma, de qué es exactamente lo que están consumiendo, pudiendo tomar así elecciones con toda la información a su alcance.