Cerveza Artesanal

La cerveza es una de las bebidas fermentadas más antiguas de la humanidad. De hecho, la primera receta escrita que se conserva hoy en día y prueba la existencia de la cerveza se encontró en el pueblo sumerio, la primera civilización de Oriente Medio, allá por el 3.300 a.C., podríamos decir que la cerveza, junto al vino, son las bebidas alcohólicas más antiguas y las más artesanales, al menos en sus inicios.

También hay datos que muestran que la cerveza también estaba presente en el antiguo Egipto, allá por el 1.300 a.C., y luego en Grecia en el siglo I a.C. y en la Edad Media, en la Edad Moderna, S.XVII y así hasta la actualidad. Ha perdurado desde su nacimiento a través de las civilizaciones y a través del tiempo. Así es la cerveza.

Luego, con la revolución industrial, todo se fabricó en producción y esta bebida no iba a ser menos. Esto ayudó a que la cerveza llegara a todos los rincones del mundo, pero también acabó perdiendo parte de su encanto. Hoy, en pleno siglo XXI, los verdaderos amantes de la cerveza han vuelto a valorar lo que una cerveza artesanal aporta a esta bebida, en calidad, textura y sabor, y por eso están empezando a triunfar pequeñas empresas que fabrican la bebida en pequeña escala y, por supuesto, la cerveza que uno mismo puede fabricar en su casa para consumo personal.

Según Boada Tecnología, cada vez son más las nuevas pymes que les demandan presupuestos para adquirir sus máquinas para la elaboración de cerveza, lo que viene a demostrar este auge.

Microproductoras

Estas pequeñas empresas con conocidas en el sector como microproductoras, y se han multiplicado por 10 en los últimos años. Este boom de las microcervecerías ha contribuido, en parte, a que la producción de cerveza artesana en España también se haya incrementado considerablemente. De un volumen de fabricación de 17.900 hectolitros en 2011 se ha llegado a los 400.000 en 2017, según datos estimados ofrecidos a EL PAÍS por Cerveceros de España.

Pero ¿qué diferencia hay entre una cerveza artesanal y una que no lo es?

  1. Ingredientes naturales: las cervezas artesanas se elaboran con productos totalmente naturales y no llevan aditivos artificiales ni conservantes. Básicamente, sus ingredientes son agua, levadura, maltas y lúpulos.  Las cervezas industriales llevan conservantes y además se pasteurizan, añadiendo aditivos como arroz, maíz o mijo por ser más baratos que la malta de cebada.
  2. Recetas especiales: las cervezas artesanas suelen seguir recetas especiales creadas por los maestros cerveceros mientras que las industriales tienen una receta básica que siguen al pie de la letra.
  3. La elaboración: mientras que las cervezas artesanales se elaboran de forma manual o con ayuda de maquinaria básica, las cervezas industriales se fabrican en procesos totalmente mecanizados y automatizados.
  4. El filtrado: la cerveza artesanal realiza un filtrado manual, sin intervenciones de grandes maquinarias mientras que la industrial realiza un filtrado químico que elimina residuos pero también destruye levaduras y proteínas de la cerveza-
  5. Variedades: hay tantos tipos de cerveza artesanal en el mundo como fabricantes, pues todas son diferentes entre sí, y tienen más sabor y aroma. La cerveza industrial se diferencia muy poco de una marca a otra.
  6. Producto local o de proximidad: la cerveza artesanal suele venderse a escala reducida en un radio más o menos local al origen de su producción. La cerveza industrial llega a todo el mundo.

Las mejores cervezas artesanales en España:

  • Cervesa del Montseny, una cerveza catalana de productos integrales y naturales. Cuenta con especialidades con alta graduación.
  • Cervezas Califa: una fábrica cordobesa que elabora cerveza con producto de la tierra andaluza. En sus variedades destacan la rubia, la negra, trigo premium y Ámbar.
  • Birra & Blues: cerveza valenciana con sabor maltoso acaramelado.
  • American Style IPA, del País Vasco, con lúpulos Cascade y Columbis y agua del río Añarbe.
  • La Sagra: cerveza blanca de trigo elaborada con las mejores variedades de maltas y lúpulos de España y Alemania con un ligero gusto y aroma a frutas.
  • Maier: cerveza gaditana elaborada con productos de la tierra.
  • Gredos Cerveza: con agua de la sierra de Gredos, lúpulos, cebada malteada, levaduras y un pequeño porcentaje de whisky de malta.
  • Dolina: una cerveza de Burgos, tostada y de cuerpo generoso.
  • Milana Bonita: de Valladolid, elaborada con tres variedades de malta y cinco de lúpulo. Sin filtrados ni pasteurización y con aromas frutales.
  • Goose: cerveza segoviana con aromas florales y un profundo sabor a malta con tres tipos de lúpulo y agua de la sierra de Guadarrama.

Deja una respuesta