Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La diferencia entre la comida de España y Estados Unidos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Españoles y norteamericanos tenemos muchas cosas que nos diferencian. Por ejemplo, la moneda. En un sitio se paga en dólar y en otros en euros. El fútbol en USA se llama Soccer y el baloncesto tiene hasta otras normas. En general la cultura y la mentalidad es muy diferente. Y es algo que también podemos ver cuando hablamos de gastronomía. Y es que ni la forma de cocinar, ni la forma de pedir las cosas son iguales en España que en Estados Unidos.

Hoy nos queremos centrar en las comidas. Otro día podemos hablar de los medios de transporte, de los deportes o de la educación, el que también es diferente. Pero hoy hablamos de gastronomía, sobre todo para que cuando vayas a Estados Unidos no te sientas como un pardillo. Quizás pidas una cosa y te acaben dando otra

Los churros

Comenzamos con un plato que es muy castizo, muy de España: los churros. Seguro que te recuerdan a tu infancia o cuando volvías de fiesta a casa y por la mañana desayunabas esta delicatessen. Ahora bien, si estás en Chicago o en Dallas, mucho ojo con lo que pides. En Estados Unidos, pueden estar rellenos de cosas y parecen más un dulce que algo que se tome con el desayuno. Aquí en España, como bien sabes, nunca van rellenos, solo se les suele espolvorear con azúcar. Luego se mezcla con chocolate caliente o café, son un desayuno completísimo y un pelín indigestos pero qué más da, porque es un momento glorioso.

Galletas

Parece que en USA todo va a lo grande, y las galletas también. su masa es suave y esponjosa y suelen llevar cosas como pepitas de chocolates. Se pueden tomar calientes y hasta venden la masa para que te lo hagas tú en casa. Mientras que en Europa, te estás refiriendo a una galleta María de toda la vida. Maravillosas si las mojas en café. Aún más maravillosas si las mojas en café, leche o en el famoso cola cao. Sin duda, una de las meriendas más usadas durante la infancia.

Pan

En el pan no hay batalla, porque desde que comienza España ha ganado. El pan español es algo mágico. Como nos indican desde cool bakery el pan nacional es el que lleva ingredientes Sostenibles, el que se hace con una elaboración sin conservantes y sin grasas parcialmente hidrogenadas. Por su parte en Estados Unidos, el pan…pues no es pan. El «pan» en Estados Unidos es lo que en España denominamos «pan de molde», el que nos comemos con los sandwiches. Si quieres una barra de pan tendrás que llamarlo «french bread» y te va a salir un poco más caro. Así que lo mejor es que pienses en volver para España si quieres comer pan de calidad.

Magdalenas

En este caso Estados Unidos ha ganado finalmente a España. ¿Por qué? Pues porque aquí hace años teníamos las magdalenas de toda la vida, pero finalmente se han impuesto  los cupcakes o muffins; tienen azúcar en cantidades industriales, mucha más mantequilla, suelen llevar cosas encima y en el caso de los cupcakes toneladas y toneladas de frosting para darles millones de formas y colores diferentes. Son muchas las familias que quedan para hacer esto y estar entretenidos. Por su parte en España, no llevan nada, si acaso azúcar por encima y son una delicia mojadas en el café o el famoso Cola Cao.

Tortilla

La tortilla española no tiene rival, ni en los Estados Unidos. Su tú pides en Nueva York o en Los ´Ángeles una tortilla, pues  su idea es la clásica tortilla mexicana de trigo o de maíz. Y claro, nadie tiene que ver con lo que conocemos aquí en España. Si en España dices «tortilla» todos sobrán que te refieres a una tortilla de patatas. Uno de los platos más exquisitos y donde la única duda es saber si la pides con o sin tortilla.

El jamón

Y si lo de la tortilla no tiene rival, pues finalizamos con otro producto que nos deja con la boca abierta. Y es que el jamón de USA nada tiene que ver con el de España, pero nada de nada. Los yankis hacen un jamón de cerdo al horno que generalmente se prepara para los grandes eventos como las cenas navideñas. Generalmente lleva un glaseado y mostaza.  Y aquí, pues el jamón es la séptima maravilla. Una pata de jamón curada y cortada en finas lonchas que es la que hace llorar cuando estamos lejos de nuestro país.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn